Enrique Metinides, el hombre que vio demasiado