Olé: la historia de ferdinand “el más valiente es el que enfrenta a sus enemigos sin la necesidad de pelear”

February 7, 2018

 

 

 

Olé: La historia de Ferdinand acaba, además, de ser nominada a dos Globos de Oro: Mejor Película Animada y Mejor Canción Original por Home, coescrita e interpretada por Nick Jonas (que aparece en un montaje al principio del filme y sobre los créditos finales).

La historia de Ferdinand, un toro que prefería sentarse a oler flores que pelear en una corrida, fue llevada a la pantalla grande por primera vez en 1938 como un corto animado producido por Walt Disney que ganó el Premio de la Academia a Mejor Corto Animado. Blue Sky Animation, el estudio de animación que trajo La era de hielo y Río, nos presenta ahora su versión de esta historia basada en el libro de Munro Leaf (con ilustraciones de Robert Lawson), expandiéndola a 106 minutos.

En esta versión, Ferdinand huye de la finca en la que lo están criando y es encontrado por una niña llamada Nina, con quien crece en su granja en las afueras de un pueblo español. Ferdinand se convierte entonces en uno de los toros más grandes de España, y tras un malentendido que causa un alboroto en el pueblo, las autoridades lo consideran una amenaza y lo regresan a su hacienda, donde si no lo escogen para pelear en la corrida de toros, terminará en el matadero.

Cuando uno evalúa una película para niños, hay que considerar si el mensaje que transmite es valioso y si sobresale lo suficiente como para resultar esencial. El que se presenta en Olé definitivamente es imprescindible; en un mundo en el que los seres humanos –en particular los hombres– viven en competencia, probando quién es el más fuerte o el más valiente, es importante enseñarles a los niños que tener empatía y resistirse a combatir también implica fuerza y valentía. Ferdinand nunca huye de un conflicto, pero tampoco está dispuesto a pelear y siempre antepondrá el bienestar de aquellos a su alrededor sobre el suyo propio.

Al decir eso, la sinceridad con la que se presenta está en conflicto constante con un elemento que lamentablemente se encuentra en la mayoría de las cintas animadas de hoy en día: una necesidad de inyectar humor hipermoderno. Hay chistes que sí funcionan, incluso uno muy ingenioso que juega con la frase “bull in a China shop” (toro en tienda de platos), pero también hay demasiadas referencias a la cultura popular del momento y otras que usan slow motion para supuestamente hacer slapstick (subgénero de la comedia que se caracteriza por presentar acciones exageradas de violencia física que no derivan en consecuencias reales), incluyendo una persecución por las calles de Madrid que dura demasiado y se vuelve tediosa.

También hay un instante muy fuerte a la mitad del relato que se deshace cuando nos enteramos que la consecuencia no sucedió, hecho que le quita algo de peso a lo que estaba en juego (eso también es muy común en las cintas infantiles de ahora). Pese a ello, la película sale adelante gracias a un elenco de personajes memorables (incluyendo a Lupe, una cabra que juega el papel de “entrenadora” de Ferdinand), animación fluida, y como destacamos antes, un mensaje que resulta esencial para los niños y para los padres que los educan.

Please reload

Featured Posts

¿Sabías que...?

January 11, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts