"El Club" toca uno de los temas con más controversia en estos tiempos.


Todos deberíamos saber ya a estas alturas que la iglesia católica ha sido objeto de varios escándalos por dar protección a varios curas que habían realizado prácticas indecentes, siendo especialmente conocidos algunos casos relacionados con el abuso de menores. Se trata, sin duda, de un tema espinoso que hay que saber abordar para no caer en el sensacionalismo o en excesos dramáticos que desvirtúen tu propuesta, pero Larraín no comete esos errores, sin que ello le suponga tener que pagar peaje alguno para mostrar a los lobos con piel de cordero de ‘El Club’.

Lo primero que llama la atención de la película es su acabado visual, ya que se opta por un toque ligeramente borroso -y en ocasiones algo saturado en lo referente a los colores-, como si una especie de ligera niebla dominase la función en todo momento, consiguiendo así resaltar la inquietante incomodidad por los hechos que van a ir sucediéndose, y también se destaca así el toque ligeramente decadente de todo, ya que casi parece que estamos en un -casi- constante crepúsculo visual que guarda una relación directa con la personalidad de sus protagonistas y con la propia historia –no es casualidad la llegada de un nuevo personaje conocido hasta ahora por haber ido cerrando casas como en las que viven los protagonistas-.

Si deseas saber más sobre esta reseña visita:

https://www.blogdecine.com/criticas/el-club-siniestra-y-estremecedora

Featured Posts
Recent Posts
Follow Us
Search By Tags
Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Cine / Teatro Emperador Caltzontzin