El filme pone el dedo en la llaga a uno de los temas más delicados y controvertidos