En el Corazón del Mar, un filme basado en una historia real.

February 7, 2016

 

En el invierno de 1820, el Essex, un enorme barco ballenero de Nantucket (Massachussets, E.E.U.U.), emprende un largo viaje hacia el Pacífico sur con la intención de cazar ballenas, cuya demanda ha incrementado en plena Revolución Industrial debido al uso del aceite procedente del animal.

 

Comandada por el capitán George Pollard (Benjamin Walker), el primer oficial Owen Chase (Chris Hemsworth), y el segundo oficial Matthew Joy (Cillian Murphy), la nave es atacada violentamente por una enorme ballena. Con pocos suministros de comida, los marineros sobrevivientes naufragan por la costa occidental de Sudamérica con la intención de volver a casa.

 

Este suceso histórico de la vida real fue una de las principales fuentes de inspiración para el clásico de la literatura Moby Dick, cuyo autor, Herman Melville, es interpretado por Ben Whishaw en el más reciente filme de Ron Howard (A Beautiful Mind, 2001; Rush, 2013), En el corazón del mar (In the Heart of the Sea, 2015). Basándose en la novela de Nathaniel Philbrick, la película retrata las desgarradoras consecuencias del fatídico encuentro de la tripulación con aquella salvaje bestia conocida como cachalote. Howard retrata la primera y más obvia característica del mar: su perpetuo movimiento y la violencia del oleaje. La potencial fuerza primitiva que pone en riesgo la vida del hombre no la asocia solamente con la presencia del mar, también con la brusquedad y arrebato de la enorme ballena. Ésta es utilizada para generar asombro ante los ojos del espectador, asemejándose más a la estrategia de King Kong (un animal amenazante por su descomunal tamaño) que a la de Jaws(generar tensión y terror desde las profundidades del mar). La tripulación superviviente es empujada a sus límites y obligada a hacer lo impensable para mantenerse con vida. Entre el hambre, el pánico y la desesperación, los hombres ponen en duda sus creencias más profundas. No obstante, Howard prefiere el tono de las clásicas epopeyas y aventuras marítimas, y no se atreve a indagar un poco más sobre el canibalismo en alta mar, un tema inquietante y sórdido, pero fascinante, que posee el potencial suficiente para crear un intenso thriller que cuestionaría las acciones morales del hombre cuando sus esperanzas para seguir con vida se desvanecen. Con un guión escrupulosamente apegado a los sucesos históricos y elegantemente capturado por la lente del cinefotógrafo inglés, Anthony Dod Mantle (Dogville, 2003; Antichrist, 2009), Howard, salvo la enorme ballena construida con efectos digitales, filmó gran parte del material de su filme en barcos reales alrededor de las Islas Canarias; esta decisión, aunque implica un desafió logístico y problemas reales de seguridad, permite crear y sostener durante todo el relato un aura de intensidad y autenticidad debido a que los actores literalmente quedan a la deriva atrapados en pequeños barcos en una prueba de resistencia física y emocional.

Please reload

Featured Posts

¿Sabías que...?

January 11, 2015

1/1
Please reload

Recent Posts